Seleccionar página

¿Te has preguntado alguna vez si tu empresa está haciendo las cosas bien?

Todos podemos responder a esta pregunta sobre nuestra empresa casi sin pensar. Si te sientes orgulloso de trabajar en ella, de formar parte de su equipo, independientemente del puesto que tengas o del rol que desempeñes, entonces probablemente tú empresa sea “de las buenas”, y está en el camino correcto.

Existen muchos indicadores para medir si tu empresa “va por buen camino”, y va a sobrevivir en el futuro. Actualmente casi todos los métodos utilizan indicadores que se basan en una serie de criterios (ASG) que están agrupados en tres grandes bloques:
– El que se refiere a todo lo que tiene que ver con el Gobierno corporativo, la Estrategia y la Gestión, es decir lo que define y determina la cultura empresarial.
– El que tiene que ver con el Medio ambiente, esto es concretamente el impacto que produce la actividad de tu Organización sobre el Medio ambiente, y como medirlo, prevenirlo o reducirlo.
– Por último, el criterio Social, tiene un aspecto interno, referido a los colaboradores, a los empleados de la Organización, y un aspecto más general que hace referencia a la Comunidad o comunidades en las que está presente la empresa, y a la sociedad en general.

La atención y el cuidado de estos tres criterios en una Compañía marcan la diferencia con respecto a otras, y son los mejores indicadores de que la Organización goza de buena salud, está orientada a un propósito y sobre todo de que está preparada no sólo para sobrevivir al futuro, sino y sobre todo para liderar el progreso y el cambio que queremos en el futuro.

Todas las empresas y organizaciones tienen que parar y hacerse esta pregunta, ¿de verdad nuestra empresa va por buen camino?
El prof. Porter nos recuerda que “es fundamental que las empresas redefinan su propósito, porque de eso depende su supervivencia en el futuro.” Hay que repensar las empresas y sus modelos de negocio, el panorama del futuro apunta hacia la Creación de Valor compartido. Esto es la consecuencia directa de hacer de la RSC el eje de la estrategia de la Compañía, RSC, entendida como hacer lo correcto en las tres dimensiones antes mencionadas.

Esta primera cuestión general sobre lo que estamos haciendo, nos lleva plantear otras muchas preguntas que las Organizaciones deberían hacerse casi a diario, por departamentos, pero sobre todo, desde el Consejo de dirección. La primera sobre el propósito de la empresa, que hay que redefinir: ¿para qué existe tu Compañía? ¿Cuál es su propósito? ¿Puede hacerlo mejor? ¿Qué aportas a la sociedad con tu actividad? ¿qué problemas causas? ¿cuáles solucionas?

Hay preguntas que resultan más difíciles de responder, o tal vez difíciles de plantear, resulta incómodo preguntarse si todo va bien. Un ejercicio que no falla es preguntar a nuestros grupos de interés qué opinan de nosotros, por supuesto en primer lugar siempre a los empleados, ellos son la empresa; ¿te gusta trabajar aquí? ¿te identificas con nuestra empresa, con nuestros valores? ¿eres feliz en tu trabajo? ¿qué quieres aportar? ¿te sientes reconocido?.Si tu equipo no esta contento no te hacen falta mas indicadores, las cosas no van bien. Y así puedes seguir con tus clientes, proveedores, competencia,… Tal vez los demás no te ven como tú crees o como quisieras.

Hoy, todos los grupos de interés queremos más de las empresas. Como clientes, consumidores, empleados, queremos y exigimos de las Organizaciones transparencia, honestidad, responsabilidad y compromiso. Un compromiso con la Sociedad global en su conjunto, (eso nos recuerdan iniciativas como los ODS de Pacto Mundial). A su vez, las Organizaciones necesitan que las “elijamos”, que los consumidores elijamos sus productos, los clientes elijamos sus servicios, y que el mejor “talento” las prefiera para trabajar.

La apuesta de las Organizaciones por los valores y la RSC, hace que sean queridas por todos sus Grupos de Interés.

Es verdad que “ser responsable es más rentable”, pero hay que ir un paso más allá, además de la rentabilidad está la trascendencia, el propósito, el deseo de cambiar las cosas para bien. Para liderar el futuro hay que cuidar de que todo lo que hacemos esté preparando ese futuro, un mañana mejor para todas las personas, y para eso no hay que olvidar ninguna de esas tres dimensiones en su sentido más amplio.

Para ayudarte a “poner a prueba” a tu Organización puede servirte un sencillo Cuestionario que he diseñado para revisar si de verdad tu Compañía va por buen camino, es sostenible y está preparada para el futuro. Se basa en los criterios ASG (Medioambientales, Sociales y de Buen Gobierno), y te dará algunas ideas y pistas para reflexionar y saber por dónde empezar a redefinir el propósito de tu Organización

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Shares
Share This