+34 678 644 570

Marca personal de alto impacto

Mucho se escribe sobre marca personal cada día. Sobre la idea de que cada uno somos como una micro empresa, que tenemos nuestros clientes potenciales y nuestros nichos de mercado.

Esto es real y se puede aplicar a distintos ámbitos: desde la estrategia en la búsqueda de empleo, hasta la capacidad para conseguir más clientes que la competencia (profesionales liberados), o incluso para ser popular en algún tema o sector determinado.

Todos podemos crear nuestra propia marca. La clave reside cada vez más en el impacto, en marcar de verdad la diferencia.

Este proverbio africano ilustra esta idea_: Si crees que eres demasiado pequeño para marca la diferencia, prueba a dormir con un mosquito en el cuarto.

 

 

 

 

 

 

 

Nunca subestimes tu capacidad, para causar un gran impacto no hace falta ser grande sólo hay que tener un buen plan.

Algunos  pasos a seguir:

  1. Conócete a ti mismo La frase que coronaba el oráculo de Delfos, atribuida a Sócrates es el principio de una buena estrategia de marca personal. Para crear una buena imagen de uno mismo hay que conocerse bien. Esa es la primera parte y es fundamental, hacer un buen análisis.
  2. ¿En qué soy bueno? Mi marca son mis fortalezas. Aquello en lo que soy diferente, lo que hago mejor que nadie. Sin mentir, hay que saber escoger muy bien la información que ofrecemos y exponemos. Antes se decía que la información es poder, en realidad el poder está en saber manejar bien la información, más que poder es un arte.
  3. Crear una necesidad: Lo que nosotros podemos ofrecer es necesario! Tal vez aún no lo saben pero nos necesitan y además serán mejores.
  4. Capacidad de adaptación, esto es reinventarse. No podemos rendirnos, somos buenos, pero podemos ser aún mejores. Sé esto supone un esfuerzo de superación, tal vez haya que seguir formándose o ser más creativo pero reinventarse es posible.
  5. En un mercado cada vez más rico y exigente, no basta con ser bueno, hay que ser diferente! Tenemos que elaborar nuestra propia estrategia de marketing, hay que saber comunicar y saber venderse. Preparar el envoltorio del regalo, cuánto más atractivo sea mejor.
  6. Saber utilizar las herramientas a nuestro alcance: On line y off line. Nuestra marca personal no se compone solamente de una estrategia en redes sociales. Fuera de ellas, hay que estar a la altura. Desde nuestro Curriculum Vitae, que es básico para diferenciarnos hasta nuestro aspecto personal. Todo cuenta y no se puede descuidar.

 

Nuestra marca personal es nuestro propio Frankestein, hecho a nuestra imagen y semejanza, nuestra creatura. Es la oportunidad de retroalimentarnos con lo mejor de nosotros.