+34 678 644 570

Cambia tu vida para cambiar el mundo

No hay duda de que vivimos en la era del cambio. Sabemos que “No sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta”.

Darwin ilustra así la clave del fenómeno de la evolución de las especies. Y es que el cambio es intrínseco a la vida.

Todo cambia, nada permanece. Apuntaba ya Heráclito de Éfeso allá por el siglo V a.C

A pesar de todas estas evidencias, nos cuesta cambiar. Si adaptamos la frase de Darwin a nuestros días, hoy la supervivencia se traduce en algo así como salir de la zona de confort. La adaptación al cambio ha der ser más rápida que nunca.

La inteligencia humana como nuestra capacidad para resolver problemas,  nos da pistas para movernos y adaptarnos  a las situaciones nuevas, a los problemas y retos que se nos plantean. Pero es necesario entrenar esa inteligencia: Podemos cambiar, reinventarnos, aprender y  muchas veces desaprender.

En el momento actual el cambio se convierte en imperativo.  Además ya no podemos conformarnos con la mera adaptación, eso supone conformismo, adaptarse como el resto de las especies animales por mera supervivencia no tiene mucho mérito. Nuestro cambio tiene que ser creativo, no adaptativo. No basta con adaptarnos al cambio hay que añadir valor.

No tenemos porqué aceptar las cosas como vienen, podemos actuar, intervenir en nuestra vida. Si no te gusta dónde estás, muévete! No eres un árbol!

If you don´t like

 

Hay personas a las que les cuesta mucho dar este paso: hay factores importantes, como la experiencia de vida y la flexibilidad. La edad también es un factor importante, es más fácil mover un árbol fino que un árbol con un tronco grueso y raíces profundas. Pero lo fundamental y decisivo es la actitud, con la actitud adecuada casi siempre querer es poder!

En la vida no podemos controlarlo todo, no podemos parar las olas pero sí podemos aprender a surfear.

Vivimos el momento histórico en el que el cambio es sin duda el protagonista, nunca ha sido tan vertiginoso. Hablamos de una nueva era de conocimiento en la que la información que se genera cada día supera con creces a la que se generaba antes en años.

Vivir en el convencimiento de que no es fundamental la adaptación al cambio puede pasarnos factura. De hecho tenemos algunos ejemplos evidentes y recientes:

Hace no tanto llevábamos a revelar los carretes de fotos a las tiendas de revelado…Kodak era la dueña de casi todo el emporio de la fotografía.

El famoso lema de Kodak era «apriete el botón y nosotros hacemos el resto». Y así era,  llevabas el rollo y el resto corría por su cuenta, eso supuso un cambio revolucionario en los hábitos de revelado que hasta ese momento imperaban.

Pero kodak no quiso darse cuenta de que el avance de los cambios seguía imparable, su director general pronuncia en un discurso en 1997 «No estamos en el negocio de las películas fotográficas ni en el de la electrónica, estamos en el negocio de las imágenes»

Paradójicamente la primera cámara digital de la historia fue lanzada por kodak que buscando liderar el cambio tecnológico, no dejó de lanzar cámaras digitales cada vez mejores.

Pero su principal fuente de ingresos  no eran las cámaras, sino los rollos de revelado. Su fracaso consistió en no cambiar su modelo de negocio rápidamente y quedarse con un modelo rígido en medio de un mundo que cambiaba cada día.

Al igual que existen mucho ejemplos de empresas que se estancaron y fracasaron por no saber adaptarse a los tiempos, hay otras muchas que ven en el cambio una oportunidad de negocio y   que son casi cameleónicas.

Por ejemplo, La popular marca de chicles Wrigley debutó en el mundo de los negocios en el año 1891 vendiendo jabón y levadura y ofreciendo el chicle como un detalle para fidelizar a sus clientes. Sin embargo la marca comenzó a ser popular por los chicles que ofrecían como detalle, y ya sabemos lo que siguen vendiendo hoy…

Este fue el caso también de la conocida empresa de cosmética Avon. Su fundador comenzó vendiendo libros a puerta fría. Su éxito comercial residía en la muestra de perfume que acompañaba  la visita  a sus clientes. Sus perfumes gustaban tanto que pronto comenzaron a ser populares, finalmente  David Mc Connell funda la “California Perfume Company” en 1886.

 

1

Todos podemos ver el cambio en nuestras vidas como una barrera o como una oportunidad, cada día tenemos  miles de oportunidades para cambiarnos y mejorar el mundo. La única protesta legítima es la que propone una solución y la que es coherente. Si de verdad quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo! Lo demás es una incoherencia.

 

Cuando las circunstancias cambian, yo cambio de opinión, ¿usted qué hace? John Maynard keynes