+34 678 644 570

La importancia de los procesos de Selección

Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos. Ebert Hubbard

Y es que para reconocer a los “talentosos” hacen falta tiempo y recursos. Parece que esto no lo entienden algunas Organizaciones que quieren a los mejores, pero no ponen los medios para conseguirlos.

Muchos de los procesos de selección son un auténtico desastre. Como en todo, existen honrosas excepciones, hay Organizaciones y Consultoras de Recursos Humanos especialistas en Talento y en la selección de determinados perfiles que trabajan esta área con sumo cuidado, pero me atrevo a decir que son una minoría.

Leemos cada día en blogs y redes sociales frases muy bonitas a las que estamos ya acostumbrados: lo más importante SIEMPRE es el capital humano, el talento es decisivo, cada persona es única… Sin embargo, a la hora de cubrir una vacante esas frases se borran. Queremos procesos de selección rápidos, casi instantáneos, de hoy para mañana.

La selección hecha de forma adecuada requiere un proceso de reflexión para poder detallar las competencias  necesarias de la persona que va a cubrir el puesto. No podemos fijarnos sólo en las características técnicas, en los hard skills, si no también y sobre todo, en las competencias y cualidades personales, soft skills.

En los procesos rápidos es imposible realizar un estudio y una planificación. Y por supuesto, es imposible hacer una buena búsqueda y criba curricular “digna”. Ni si quiera hacer entrevistas suficientes.

Muchas veces me pregunto cuáles son los criterios con los que criban los que se encargan de la selección en las empresas o Consultoras. Qué criterios pueden ser tan claros y decisivos para que en una oferta de empleo online a la que se han inscrito 500 personas, en pocas horas queden tan solo 25. Está claro que algo falla. Y no creo que el fallo esté sólo en los que hacen su trabajo sino en las políticas de Recursos Humanos que entiende y fomentan que se haga así. En las Organizaciones, como en la vida,  el tono hace la música. El estilo, los límites éticos y los valores configuran la música que suena en nuestra Compañía.

Si pensamos en las empresas que se dedican a realizar procesos de selección relámpago la situación es mucho más grave. Lo importante simplemente es cubrir y dar respuesta a las necesidades de los clientes que buscan personas como si fueran ruedas de recambio. Son empresas consultoras de Recursos Humanos, que tienen frases muy bonitas en sus paredes, y dicen que les importan las personas. Sí, pero ¡sólo si son sus clientes! Los candidatos no tienen la misma categoría,  por lo visto. Muchas de estas ofertas no son precisamente aconsejables para los candidatos.

Es normal que de esta manera, la figura del “recruiter” esté mal vista, y es que es algo así como el fotomatón para la fotografía. Es selección” para salir al paso”. Esta es una realidad que sucede a diario.

2edd940

Hacer los procesos de selección de esta manera provoca errores: No podemos valorar en realidad la compatibilidad de esa persona con la empresa, no podemos tener en cuenta criterios importantes como pueden ser las referencias. En los procesos relámpago se tiene más en cuenta la experiencia que otros factores como por ejemplo, la inteligencia de esa persona,  la motivación de cara al puesto, y otras características que pueden hacer de esa persona el candidato idóneo.

Las Organizaciones empujan a sus colaboradores a actuar de una forma incorrecta y a tomar decisiones equivocadas. Esto sucede por su falta de ética y de compromiso social. Desgraciadamente, sólo disponen de gafas de ver de cerca: visión a corto plazo.

Todos sabemos que cada persona es única y es decisiva en una organización tanto para bien como para mal. Por esa razón deberíamos mimar los procesos de selección para elegir al mejor Candidato. Como dice Jaume Gurt en su libro “Diseña tu Futuro”, la formación ya no es un factor diferencial hoy en día. Existen miles de personas con similares características en cuanto a formación: grados, Master, posgrados, idiomas, … por eso es tan importante tener en cuenta lo que verdaderamente es decisivo y es la PERSONA. Para elegir al mejor candidato, a la mejor persona para nuestra Compañía necesitamos tiempo, ilusión y dedicación.

Queridas Empresas, directivos de Recursos Humanos y recruiters,  si queréis a los mejores, atraedlos y buscadlos como merecen.