+34 678 644 570

Mientras el tiempo pasa

You must remember this

A kiss is just a kiss, a sigh is just a sigh.

The fundamental things apply

As time goes by.

Debes recordar esto

un beso es sólo un beso, un suspiro es sólo un suspiro.

Las cosas fundamentales ocurren

mientras el tiempo pasa.

CASABLANCA

 

 

 

 

 

 

Todos tenemos en la cabeza esta escena, en la que Ilsa escucha esta inolvidable melodía en el piano de Sam, está recordando momentos del pasado, porque todo lo que ocurre en nuestra vida, lo esencial y lo relativo, sucede mientras el tiempo pasa…

Cuando hablamos de tiempo habitual y coloquialmente, además del tiempo atmosférico, conversación  muy recomendable y práctica en los ascensores y cafeterías, solemos referirnos al tiempo como concepto de realidad vivida, no como unidad de medida.

El tiempo del que hablamos es el tiempo que huye (tempus fugit), el tiempo que cambia (παντα ρει  – todo fluye), y así el tiempo va pasando y nuestra vida con él.

Nuestra vida al fin y al cabo, es un equilibrio entre el ser y el devenir.

Si hay algo evidente y objetivo, de lo que nadie duda es que la temporalidad está en la raíz misma de la vida humana. El hombre está sujeto al tiempo, su vida transcurre en el tiempo.

La grandeza de nuestro ser temporal es el valor que podemos conceder a cada instante a cada momento. Si nuestro ser fuera eterno, nuestra forma de valorar el tiempo y enfrentar la vida sería muy distinta.

Somos seres limitados en el tiempo y porque éste va marcando nuestro propio devenir y el de la humanidad.

La temporalidad de nuestro ser humanos, nos permite crecer y realizarnos. No sólo es lo que realmente es, lo que ha sido, sino también lo que ha de ser. Nuestro ser, es ser en potencia, tenemos la posibilidad de rehacernos cada día, de aprender, de cambiar, de crecer.

Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo, incluso aquél que nada tiene lo posee. Baltasar Gracián.

El hombre no tiene naturaleza, sino que tiene historia. La historia es la propia vida de los hombres y de la sociedad. El tiempo y la historia son elementos fundamentales de la vida humana.

Algunas líneas de pensamiento, como la de Schopenhauer, afirman que el pasado ya no forma parte de nuestro ser. La existencia es un continuo caer en el presente desde el pasado y un continuo morir. Para él, el pasado ha muerto y ya no forma parte de nuestro presente.

En contraposición, pensadores como Ortega y Gasset defienden la vida como actividad que se ejecuta hacia adelante, pero que se construye desde el pasado.

Mi futuro, pues, me hace descubrir mi pasado, para realizarse. El pasado es ahora real porque lo revivo, y cuando encuentro en mi pasado los medios para realizar mi futuro es cuando descubro mi presente. Y todo esto acontece en un instante.

Necesito tiempo! Y tiempo sin tiempo!

Preciso tiempo
necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra
o ya no saben que hacer con él
tiempo
en blancotiempo
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
 cándido tiempo
que yo no puedo abrir y cerrar
como una puerta vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.
Mario Benedetti

 

Pero, por otro lado lo más valioso en nuestra vida no es escaso, sino cotidiano, pero intangible. Como lo es el tiempo. Todo lo relacionado con nuestras emociones, sentimientos, con el ser para otros, fuera de nosotros mismo. Todo lo que nos humaniza y pertenece a nuestra esencia naturalmente humana.Normalmente lo que es más bien valioso es también escaso(pensemos en la piedras preciosas). Podemos decir que nuestro tiempo es escaso, y más que eso es perecedero. Desaparece de nuestro presente para pasar a llenar nuestras maletas de recuerdos.

El tiempo biengastado en estas ciencias del alma es el que debería llenar nuestro presente, para construir nuestro futuro y aprender de la historia de nuestro pasado. Ese es el tiempo sin tiempo, del que habla el poeta, el tiempo del alma.

Aún no hemos dado con la fórmula que consiga detener el tiempo, ni siquiera modificarlo, retrasarlo, o influir en él. Así sólo nos queda ganarlo y hacerlo nuestro, sin dejar que sea de otros.

Termino con la frase con la que Rick (Humphrey Bogart), se despide de su amada Ilsa.

«Tal vez no hoy. Tal vez no mañana, pero pronto y para el resto de tus días».

Tomemos la decisión hoy de vivir cada segundo de nuestro tiempo, de valorar cada momento, para no arrepentirnos de perderlo ni hoy, ni mañana, ni el resto de nuestros días…. Qué el tiempo pasa siempre e irremediablemente!